Ser o no desaparecer

Una vez en el silencio de la indecencia cuanta lágrima sea la noche. Heme aquí Rusia fría y compacta, henos aqui luciernaga de días y no de llantos atrevidos. Y porqué se pregunta la sombra guarida. Porqué si ya hemos acabado, todo a quedado en ese óleo acuático en la imposibilidad de algunos guiños desprevenidos que vienen y se van.

Publicar un comentario